fbpx

 

 

Tarea muy difícil hablar de las grandes cualidades de un hombre de gran altura como Hugo; trataré como Presidente de la CAPEIPI de resaltar sus virtudes que le merecieron en mi corazón el título de gran empresario.

Los seres humanos pasamos ocupados actuando y aplaudiendo los actos políticos de nuestros gobernantes,  de los grandes descubrimientos de la ciencia, la industria y de las contribuciones de los grandes genios; y aún de quienes sin serlo  actúan pensando sólo en su figuración política, económica o de otros intereses mezquinos, que no ayudan en nada al desarrollo de nuestra comunidad, donde hemos olvidado el aprecio debido a aquellas personas que han jugado una parte vital en el  drama de la vida con su trabajo silencioso, pero efectivo detrás del escenario, donde han realizado papeles importantísimos como amigos, amantes al prójimo y en el caso de Hugo como dirigente dedicado, gremialista capaz, responsable y tremendamente afectuoso con su querida CAPEIPI.

Agradezco a nuestro querido Hugo, toda esa gran contribución, hasta el último día de vida, a nuestro gremio.  Va dejando a su paso una huella que perdurará por siempre, ya que estoy seguro  en su corazón anidó el firme deseo de hacer su parte y bendecir al mundo y su gremio antes de su muerte.

 

Ing. Ricardo Flor Gordón

Presidente CAPEIPI