fbpx

 

 

Quito (Ecuador), 23 de septiembre de 2014 (ACNUR) – Gracias al apoyo de la iniciativa Niños de Paz de la Unión Europea, ACNUR lanza hoy la publicación Yo me veo, un documento sobre cómo niños, niñas y adolescentes refugiados ven su mundo. Desarrollado por la investigadora Diana Rodríguez Gómez*, de la Columbia University, el documento muestra una realidad compleja donde se combinan retos de adaptación, pero también la creatividad, destrezas y deseos de futuro de esta población.

Yo me veo es fruto de la colaboración de la investigadora en educación y conflicto Diana Rodríguez Gómez y la oficina en Ecuador de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados, ACNUR, gracias al apoyo del Departamento de Ayuda Humanitaria y Protección Civil de la Unión Europea, ECHO, que en Ecuador financia proyectos para favorecer a niños, niñas y adolescentes en situación de refugio a través de su iniciativa Niños de Paz (Children of Peace).

El documento recopila las experiencias recabadas por Diana Rodríguez Gomez en las numerosas entrevistas realizadas con niñas, niños y adolescentes en las provincias de Pichincha y Sucumbíos, así como el material fotográfico elaborado por estos mismos niños sobre su realidad cotidiana.

Además, Yo me veo incluye el manifiesto Jóvenes X soluciones -“jóvenes por soluciones”-  fruto de un proceso de trabajo en 2014 de jóvenes de diversas provincias del país que conforman la Red de Jóvenes sin Fronteras. Manifiesto que destaca cómo la participación y el acceso a derechos de los jóvenes en situación de refugio en Ecuador siguen siendo retos a considerar por toda la sociedad.

Los refugiados son personas que, a causa de la guerra, conflictos internos o temores fundados de persecución, han huido de sus países de origen a otro en busca de protección. Hay 16 millones de refugiados en todo el mundo.

En Ecuador, según cifras del Viceministerio de Movilidad Humana de la Cancillería, alrededor de 60.000 personas han sido reconocidas.

En Ecuador, según cifras del Viceministerio de Movilidad Humana de la Cancillería, alrededor de 60.000 personas han sido reconocidas.